CAMPING LES MIMOSAS

Una sonriente acogida y un servicio de 5 estrellas en cualquier temporada

De finales de mayo a principios de septiembre, el equipo sonriente del camping Les Mimosas le acoge en Portiragnes. Estará a su disposición a lo largo de toda su estancia en Languedoc para responder a sus preguntas y aconsejarle las visitas más interesantes que se pueden hacer en torno al camping. El restaurante, la cafetería o la tienda de comestibles abren sus puertas a la vez que el camping. Incluso fuera de temporada, Les Mimosas le garantiza unos servicios de calidad que hacen innecesario el uso de cualquier vehículo durante sus vacaciones en Hérault. Y para seguir en contacto con sus amigos y su familia, hay una conexión wifi accesible en todo el camping.

Vacaciones activas en cualquier temporada

De la primavera al final del verano, el camping de 5 estrellas Les Mimosas le garantiza una estancia relajante en Languedoc. Su amplio parque acuático con espacio de balneoterapia (chorros de masaje, baños de burbujas, etc.) está abierto durante toda la temporada. Podrá relajarse en el spa o dejarse mecer por el oleaje de la piscina de olas. Las clases de fitness, de bici de agua o de aquagym marcarán su día a día al borde de la piscina de Les Mimosas. A los más deportistas les gustará la sala de musculación, mientras que otros preferirán relajarse en la sauna.

Languedoc, una región con acento sureño para descubrir todo el año

El camping de 5 estrellas Les Mimosas se encuentra a unos minutos de la costa en Portiragnes. La región cautiva especialmente por su litoral y sus amplias playas de arena fina, agradables en cualquier época del año, gracias al suave sol de Languedoc-Rosellón. Sus ventajas no se limitan, no obstante, al mar y al clima. A orillas del Mediterráneo le esperan ciudades pintorescas como Sète y sus canales o las riberas umbrías del Canal du Midi, perfectas para dar largos paseos en bicicleta. Al desplazarse al interior de las tierras, primero descubrirá el encanto de las estrechas callejuelas de Pézenas, antes de adentrarse en los montes para descubrir Saint-Guilhem-le-Désert o el vertiginoso circo de Navacelles.

​ rel="nofollow"